los neoclásicos-marshall barre a marx

Posted on by

2.- Introducción a la economía Neo-Clásica

Las nuevas teorías sirvieron como guía práctica para el desarrollo de acciones sociales que marcasen el camino del cambio. Cuando estas teorías fueron ampliamente aceptadas, influyeron significativamente en la forma en que se desarrollaron los primeros pasos del capitalismo europeo, que sería exportado a las colonias hasta hacerlo un fenómeno global.
               
Walras
En 1890 Alfred Marshall publicó Principios de economía, el cual se convirtió en el manual referencia de economía hasta la II Guerra Mundial.  Marshall, matemático de formación, hizo comulgar parte de las obras de Smith, Ricardo y Mill con los resultados de los marginalistas, Jevons, Menger, Pareto y Walras.
                                                                                                                                                             
 
 
 
 
 
 
Ello propició una nueva ortodoxia que hoy se da en llamar Neoclasicismo. Los marginalistas fueron los primeros en expresar la economía utilizando el lenguaje matemático. Ello les permite dos cosas: Plantear problemas de optimización, minimizar costes y maximizar beneficios y con su estudio marginal trazar las curvas de oferta y demanda.
                La teoría neo-clásica tiene su puerta de entrada en los siguientes conceptos:
 
 
 
a.- individuos egoístas maximizadores de utilidad, racionalesy con información perfecta  
 
 
 
b.- dotación (distribución) individual de recursos productivos 
c.- inherente habilidad individual para transformar la naturaleza mediante recursos productivos tecnológicos
 
 
Desde estos tres conceptos de entrada, la teoría neo-clásica desarrolla su estudio sobre todos los objetos que pretende comprender. Así conecta precios, salarios y beneficios con los conceptos organizadores de preferencias individuales, distribución de recursos y tecnología. La teoría neo-clásica es una teoría individualista: la naturaleza del hombre determina la estructura y cualidades propias de la economía.
Para analizar cualquier teoría, tan importante es fijarse en sus puertas de entrada como en su lógica interna, su forma  de conectar unos conceptos con otros. Ese sistema de conexión de conceptos es diferente para cada paradigma.

La economía neo-clásica utiliza una lógica deductivista. Todos los conceptos analizados  son deducidos de sus conceptos – entrada. Por ejemplo, la economía neo-clásica conecta sus conceptos-entrada (preferencia, tecnología y distribución de recursos) en forma deductiva en su explicación de conceptos como la demanda y oferta de bienes y recursos, o los precios.  En otras palabras, las ofertas, demandas y precios son causados por las preferencias, la distribución de recursos y la tecnología. Wolff entiende que siguiendo la lógica neo-clásica el precio se reduce a sus causas de oferta y demanda que a su vez se reducen a sus últimas causas: preferencia, distribución de recursos y tecnología, que son los determinantes esenciales de todo lo demás. La lógica neo-clásica es reduccionista, deductiva o determinísticaen la forma en que conecta sus conceptos.  Este tipo de lógica es distinta a la lógica sobredeterminística que siguen ciertas corrientes marxistas, donde no es posible separar causas de efectos. Así para la lógica sobredeterminística todos los conceptos a tratar (incluidos los conceptos-entrada) son  a la vez causa y efecto de los demás. Por ello ningún concepto puede reducirse a ser un efecto de la interacción entre un subconjunto de otros conceptos
 Uno de los efectos más destacables del reduccionismo neo-clásico y keynesiano es la facilidad con que sus conceptos pueden trasladarse al lenguaje matemático. Lo que sin duda promueve lo que llamaremos matematización de la economía.
Uno de los principales objetivos de los clásicos y neo-clásicos fue demostrar como el capitalismo sólo podía materializar su potencial si todas la barreras y obstáculos a la maximización del bienestar individual eran eliminadas. Incluso algunos de sus más severos críticos, como John Maynard Keynes (1883-1946), compartieron ese objetivo. Para Keynes el obstáculo a combatir era una falta de demanda efectiva, que no permitía al capitalismo operar óptimamente.  Cuando Adam Smith murió en 1790, no había ningún país en el mundo que hubiese desarrollado plenamente el capitalismo. Fue partir de 1850, cuando la Europa occidental, Estados Unidos y Japón extendieron la dominancia de ese sistema en sus sociedades. A medida que el capitalismo se desarrollaba, también lo hacían la división social y las tensiones propias del mismo. Los capitalistas y los trabajadores chocaron al no conseguir una  distribución de la producción y riqueza a gusto de todos. El socialismo surgió para desafiar al capitalismo en la forma de sindicatos, huelgas, partidos socialistas y un corpus teórico crítico articulado, especialmente por Karl Marx (1818-1883).
                En respuesta a esos desafíos, los economistas clásicos transformaron sus teorías entre 1870 y 1890. La economía neo-clásica emergió enraizada en los trabajos de Smith y Ricardo, pero con las aportaciones de los marginalistas se convirtió en algo diferente. Así como los clásicos se habían fijado en los niveles de riqueza nacionales, el crecimiento y las políticas económicas gubernamentales, los neo-clásicos se centraron en el comportamiento económico de los elementos individuales de la economía moderna: empresas, consumidores y trabajadores. La economía neo-clásica se concentra en el análisis de los procesos de elección de los consumidores y el comportamiento de las empresas para estudiar tópicos como la distribución de los ingresos, ciclos económicos, estructuras de mercado, equilibrio, balanza de pagos, crecimiento y desarrollo económico.
                
La Gran Depresión de los años 30 supuso un gran golpe para la teoría neo-clásica. Muchos economistas neo-clásicos se preocuparon al ver que la teoría que habían desarrollado en los últimos 60 años podía ser errónea. La única solución que su teoría ofrecía para corregir y superar la Gran Depresión era la de permitir que las fuerzas de mercado hiciesen su trabajo –lo que la teoría neo-clásica celebra como el óptimo de organización económica-. No obstante, el sufrimiento generalizado durante la década de los treinta era tan grande, que la solución de mercado, si era solución, podía venir demasiado tarde para salvar al capitalismo de la creciente masa de críticos que se estaba formando. Existía el peligro inmediato de una revolución social llevada a cabo por aquellos que, sufriendo la pobreza y desempleo, estaban desilusionados con el capitalismo como sistema económico. Fue en ese determinante periodo de agitación social y peligro para el capitalismo y por ende para la teoría neo-clásica, cuando un importante economista neo-clásico, John Maynard Keynes, desarrolló una intensa auto-crítica teórica.

 

One thought on “los neoclásicos-marshall barre a marx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *