keynes salvó al capitalismo con el estado del bienestar

Posted on by

 

3.- Introducción a la economía Keynesiana


               
Varias economías capitalistas vivieron, después de la Primera Guerra Mundial en Europa, una docena de años de extraordinaria expansión. Este crecimiento acabó dramáticamente con la Gran Depresión de la década de 1.930. Fueron tiempos de grandísima agitación social. El proletariado capitalista tomó cierta conciencia de su poder. Se desarrollaron los sindicatos. La lucha obrera consiguió extraordinarios derechos para los asalariados. Los capitalistas tanto industriales como financieros, también tomaron conciencia de la fuerza de las masas. John Maynard Keynes, realiza una devastadora crítica a la economía clásica. En su obra Teoría general del trabajo, el interés y el dinero (1.936) incide en la problemática que se deriva de interpretar la economía únicamente como la suma de reacciones de individuos racionales con información perfecta, y a los mercados como una mano invisible que de forma natural consigue la maximización del bienestar social. Estableció la necesidad de una teoría general que no se basase solo en el análisis neoclásico de equilibrio en pleno empleo. Como defensor del capitalismo, fue un reformista. Keynes, frente a la microeconomía clásica centrada en el individuo confronta la visión de una sicología de la masa. Sus postulados dan lugar al nacimiento de la macroeconomía.
En la macroeconomía de Keynes la ley de Say se invierte, siendo la demanda la que causa la oferta.
Keynes introduce tres conceptos de entrada:

1.- la psicología de masas (la propensión de la población al ahorro) y convenciones para la toma de decisiones económicas:

 
2.- el poder de instituciones (sindicatos y gobiernos, por ejemplo) para condicionar el comportamiento de los individuos en los mercados:
 3.- los “animal spirits” que gobiernan las decisiones de los inversores sobre cuándo, cuánto y dónde invertir.
 
 

 

No incorpora, para citar algunos, conceptos de clase marxista ni de maximización de la utilidad individual de la teoría neo-clásica.

       Mientras que la teoría Keynesiana difiere de la neo-clásica en sus conceptos-entrada, no difiere de su lógica. Así la teoría Keynesiana también es reduccionista, esencialista y determinística.  Como ejemplo, para los keynesianos los periodos cíclicos y las crisis capitalistas están causadas y vienen determinadas esencialmente por la forma en que se conectan sus conceptos-entrada (psicología de masas, propensiones y convenciones, instituciones y “animal spirits”). Cabe señalar una última diferencia, los neo-clásicos son individualistas (el individuo es la causa última de todo lo demás), mientras que para Keynesianos lo esencial son las convenciones e instituciones de las estructuras sociales, así se los define como estructuralistas.
Para salvar las evidentes imperfecciones del mercado, la socialdemocracia establece la necesidad de que los Estados intervengan en la economía para mejorar el bienestar social.
La receta neoclásica para salir de las crisis, o así lo decía su matemática, consistía en dejar que la mano invisible guiase a los individuos racionales con propiedad privada y capacidad tecnológica. Para ello proponían que el gobierno se limitase a asegurar la solvencia de los bancos y controlar su déficit. La famosa “austeridad”.
La matemática de Keynes, en cambio, explica que para superar las crisis se necesita estimular a las estructuras de las que deriva la economía. Se centran en las instituciones especialmente el estado. Los trabajos keynesianos fueron una herramienta perfecta para los movimientos contrariados por el capitalismo. Entre los años 40 y 60 la macroeconomía keynesiana se convirtió en la ortodoxia a seguir. La masa de trabajadores descontentos forzó a los capitalistas a buscar un plan B para las crisis. Gracias a esa lucha nace la socialdemocracia. El plan B keynesiano consistía en estimular las estructuras sociales. Para ello se promovió la intervención estatal. El modelo keynesiano describe la necesidad de aumento de gasto público para que el aumento en la demanda agregada active un impulso alcista en la economía. Cada una de las crisis económicas sufridas hasta los años 70, que fueron muchas, se superaron mediante este modelo contrario a esperar la mano invisible. La presión social creada durante la Gran Depresión se materializó en un hito sin precedentes en la historia, se concibió el llamado Estado del Bienestar.
Fue la manera con la que los capitalistas salvaron su forma de administrar la casa (economía).
Universalizaron la educación, la sanidad y la protección social.
La generalización de esos logros sociales era el complemento idóneo para la política expansiva de los keynesianos. Así los capitalistas permitieron que se implementasen políticas de aumento del gasto público durante treinta años. Pero eso se iba a acabar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *